Impresoras 3d

La Unión Europea regula el campo de acción de las impresoras 3D

La Unión Europea regula el campo de acción de las impresoras 3D

Las impresoras 3D han demostrado ser una máquina eficaz para la creación práctica de piezas u objetos ya sea con materiales plásticos o metal, sin embargo, esto ha creado preocupación para la mancomunidad Unión Europea, la facilidad que se tiene en el uso y creación de objetos en la impresoras 3D han permitido reproducir piezas que están bajo autoría.

La UE ha hecho un comunicado en donde exhorta a las naciones que pertenecen en la mancomunidad a regular el derecho de propiedad intelectual en el ámbito de la tecnología de impresiones 3D. Lo que se espera con esta restricción por parte de la UE es poder obtener un registro de las impresoras 3D y lo que se crea por medio de ellas, la demanda cae tanto para los fabricantes de la máquina como el que lo usa para imprimir objetos limitados de los derechos de autor.

Por otro lado, la normativa va dirigido a todos los responsables o intermediarios que participen del delito de duplicado de la propiedad intelectual del objeto que se use como modelo. Por otro lado, son lógico las razones que quieren tomar en cuanto la obras ilícitas, sin embargo, como en otras industrias como la música, siempre se ha visto brechas que impidan la duplicación de contenido.

Prevención de falsificaciones

Toda nación que vele por el desarrollo óptimo de la economía nacional sabe reconocer y estimular las actividades que generen mejoría para el crecimiento del país, no obstante, las impresiones 3D en los últimos tiempos ha empezado a generar un aspecto negativo y es que en los últimos tiempos se han reportado falsificaciones de objetos protegidos por los derechos de autoría. Es por ello que la UE ha tomado estas medidas para evitar o disminuir las posibles falsificaciones a la propiedad intelectual.

Evitar la duplicaciones de un objeto a base un modelo registrado por los derechos de autoría, es una pelea un tanto difícil para la UE, esto es debido a que la mayoría de las personas que usan las impresoras 3D poseen una de modelo escritorio en la comodidad de sus casas, por lo que, poder restringir el sector de las impresoras 3D será difícil de lograr, debido a que es imprescindible saber si el usuario de la impresora está cometiendo plagio o no. Es por ello, que la UE sugiere crear una base de datos en donde se identifiquen a los participantes de la creación de un objeto o pieza 3D.

El problema ha surgido cuando se deja de utilizar la impresora para la creación de piezas 3D con propósitos de uso personal, sino cuando alguien se aprovecha para fines lucrativos, donde impriman masivas piezas modeladas, las pinten y las vendan en los pequeños comercios. Lo que quiere hacer la UE es permitirle a las empresas que están siendo perjudicadas que puedan dar con los actores de estos hechos, porque al fin y en cuenta son los productos de ellos los que está siendo ultrajado.

Deja un comentario