Doctores imprimen ecografía en 3D para padres no videntes en Argentina

La espera de un bebé siempre ha estado cargado de emociones y esperanza, y esto es lo que están viviendo Daniel Iturria y Silvina Ibarra, una pareja que llevan 2 años juntos y que están en la espera del nacimiento de su bebé, Malena.

Ellos tienen una condición, ambos son ciegos; Silvina nació con ceguera y a él se le genero una pérdida de visión en la infancia. Por lo que su condición les impide poder apreciar las imágenes de su bebé en las ecografías, sin embargo, eso no impide que se demuestre su emoción de saber que su bebé crece bien con cada control.

Pudieron conocer el rostro de su bebé antes de nacer

El Doctor a cargo del control del área ecopediatría del Instituto de Oulton, Mario Pelizzari, tiene 20 años atendiendo a miles de futuros padres, de los cuales los que presentaban la condición de ser no videntes, solicitaban escuchar los sonidos del corazón del bebé, e inclusive ponían las manos en el monitor y les decía que parte del cuerpo del bebé estaban tocando. No obstante, afirma que a veces era complicado poder explicarle lo que en pantalla se demostraba, por lo que tomaba ser más descriptivos en cuanto a las características que presentaba el bebé.

Anteriormente una empresa de impresiones 3D le había ofrecido al doctor impresiones de los rostros de los bebés, celeste para los niños y rosado para las niñas. Sin embargo lo tomo en cuenta mejor para las parejas ciegas, siendo una manera más efectiva de poder conocer el rostro de su bebé y no usarlo como algo meramente comercial.

Es por ello, que a las 18 semanas el equipo de médicos les planteó la idea a los padres de hacer una impresión 3D de la ecografía, ellos ilusionados de poder al fin verla, a su manera, accedieron. Por lo que tuvieron que esperar a la semana 29 para poder tomar una ecografía en un formato 5D para poder realizar la impresión.

El Doctor Ricardo Ledesma, fue el que se encargó de ubicar un centro de impresión 3D y llevar el formato para su impresión, en el momento en que Santiago Nicolini, el técnico que realizaría la impresión entendió el motivo de los doctores, se negó a cobrarlo.

En estas situaciones es cuando entonces podemos ver el impacto que genera las obras que se hacen de corazón. Para los padres fue una experiencia inigualable poder al fin sentir el rostro de su hija Malena antes de que naciera. Para el grupo de doctores también fue muy emotivo el resultado, debido a que en el momento que ellos sintieron los rasgos de su bebé no pudieron evitar sonreír.

Daniel y Silvina afirman que les encanto el detalle y que gracias a ello pudieron dar su propia idea de a quién de los dos se parece el bebé, evaluando la nariz y el mentón. Manifestaron que fue una experiencia maravillosa poder tener una impresión 3D de su bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *